El  Skinbooster es un  tratamiento que tiene como objetivo hidratar profundamente la piel, por medio de la  aplicación de ácido hialurónico en la dermis. Diferente de los rellenos faciales que ayudan a dar volumen a las áreas tratadas, este devuelve el brillo, hidrata la piel suaviza las líneas finas de expresión y es un procedimiento no invasivo.

INDICACIONES: Este procedimiento es  indicado para pieles más maduras y deshidratadas, que necesitan de más firmeza y brillo.

COMO FUNCIONA: Los tratamiento son realizados por un dermatólogo en el  consultorio, por medio de pequeñas inyecciones  de ácido hialuronico debajo de la piel. Puede  ser realizado alrededor de los ojos, cara, cuello, y escote además en otras partes del cuerpo. En médica, son  indicadas 3 sesiones con un intervalo de 30 días entre ellas.

RESULTADOS: los primeros resultados son visibles  a partir de 30 a 45 días, con mejoría de la flacidez, proporcionando más luminosidad uniformidad y matices a la piel.